SATURDAY NIGHT LIVE

Estoy más sola que la una. Y es sábado noche.
Dos opciones:
1.- Quedarme en casa más sola que la una.
2.- Salir de casa más sola que la una.
La primera opción la he experimentado más de una vez. Ya sé lo que se siente y no me apetece mucho repetirlo. Salsa rosa por aquí, pelis malas por allá, refritos, hasta el moño, vamos.
Me queda experimentar con la segunda. El problema es que una tía sola un sábado por la noche en un bar bebiendo cubatas dura menos que una Coca-Cola en un desierto. No sé por qué, a todos los tíos les da por pensar que si ven a una pava en la barra de un bar y no hay nadie más a su lado es una calentorra que va buscando una polla. Alucina vecina. Y no te digo nada si es alta, delgada y rubia como la menda lerenda. A ver, no es que sea yo aquí la Schiffer, pero desapercibida no paso ni aunque quiera, aunque sólo sea por mi metro y 77cm sin tacón. Y además, qué coño voy a hacer yo en verano con este calor sino pornerme tops que me refresquen un poquito la espalda y el escote?
Pues eso, una odisea. Una odisea estar tranquila y poder hablar con alguno de los que tienes al lado en la barra sin que piensen “hoy es mi día de suerte, hoy mojo seguro” Coño, que a lo mejor me apetece sólo emborracharme con vosotros!
Y no te digo nada si son unas tías. Joder, te miran como diciendo :”A esta que no se le ocurra acloparse que nos los quita a todos y no nos comemos un rosco”. Pues vamos listas.
Otra odisea: ir al baño. Están los típicos nenes que se hacen los simpaticones cerrándote el paso cada dos por tres. Pongamos que el baño está a 20 metros de la barra. En esos 20 metros hay una media de 4 ó 5 que te hacen el peaje y si les sueltas una bordería del tipo “O me dejas pasar o te meo encima” entonces eres una chula y una creída y que a ver que tías como yo sobran. Pues a la mierda.
No digamos si te metes en una discoteca y tienes que atravesar toooooooooooooda la pista para llegar al consabido WC con su coooooooooooooooooooooola de tías que no sé qué coño hacen dentro, si es que se están haciendo pajas o qué coño, no lo entiendo de verdad, yo soy muy rápida yendo al baño y odio que me acompañen.
Pues vale, vas al baño, has tardado un huevo en llegar sorteando obstáculos, esperas la cola, te toca, meas,sales y olvídate de volver a encontrar tu sitio en la barra. Ya está ocupado por otra supuesta “pilingui” como tú o por cualquier grupito a punto de abordar a la “pilingui”. Entonces viene lo peor. Te quedas ahí plantada sin una mísera barra en la que apoyar la copa o el codo. Ni siquiera puedes mirar al camarero tío bueno macizo porque el grupito aborda-pilinguis te tapa la visión!
Creo que me voy a quedar viendo salsa rosa. Snif.
Anuncios

4 comentarios en “SATURDAY NIGHT LIVE

  1. Comentar esto 4 años después queda algo descolocado, pero no puedo dejar de decir que te ha quedado una entrada para partirse la caja de risa (y real como la vida misma, ¿no?)
    Al final esa noche te tragaste la salsa rosa?
    😀

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s