Maletas Perdidas


Los que me habéis leído ya sabéis que soy una half-alien y, como tal, me encanta imaginarme la vida de las personas a raíz de un objeto, una situación o un sencillo cruce de miradas.

Una de mis maneras favoritas de jugar a esto es en los aeropuertos. Cada año cojo unos 8-10 vuelos aprox. y uno de mis pasatiempos preferidos consiste en  fijarme en las maletas perdidas. Nuestras maletas son un pedazo de nuestra vida. En ellas, al menos yo, guardamos lo necesario para pasar un tiempo determinado  en otro lugar, con lo que se convierten en nuestras casitas. Cuando llevo mi maleta me siento un poco caracol.

Y ahí está esa maleta: más que perdida, abandonada, dando vueltas y más vueltas en la cinta. La ves pasar una y otra vez y nadie la recoge y continúa su viaje, a la espera de que su dueño venga y la tome en sus brazos. Esto, normalmente, no ocurre, sino que , al cabo de cierto tiempo, alguien del personal de tierra viene y la pone a un lado, con otras maletas perdidas, abandonadas, metidas en un trayecto que no les corresponde. A veces, por el tipo de maleta, puedo averiguar si pertenece a un hombre o a una mujer, aunque la mayoría de las veces me resulta imposible. Me imagino cómo se sentirá su dueño, si estará en otro aeropuerto, esperando angustiado a que aparezca. O estará en su hotel durmiendo ya sin pijama, porque no tiene ropa, no tiene sus efectos personales. Y sin embargo, ahí está su maleta, delante de mí.

Muchas veces me he sentido tentada de abrir una  y ver lo que hay dentro. Sería algo inocente, la verdad. No me llevaría nada. Sólo querría saber lo que contiene, si sólo hay ropa y efectos personales o también hay algo de valor sentimental, fotos o , quién sabe, alguna que otra cosa comprometedora… me imaginaría a su dueño/a , qué tipo de vida lleva, si éste era un viaje de negocios o de placer, si es ordenado y meticuloso o, por el contrario, guarda las cosas al tuntún, si le importa su ropa interior o la tiene destrozada, si es alguien mayor o joven y, quizá, si tiene pareja o está soltero.

Una vez revisada a fondo, volvería a colocar todo en su sitio, la cerraría y la dejaría en su lugar.

Deseando que maleta y dueño se reencontrasen lo antes posible.
Anuncios

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s