Observando

Me gusta salir a la calle. Sentarme en un banco. Observar a la gente.

Siempre y cuando no sepan que los estoy observando, claro.

A veces, en mi media hora de descanso, voy a una pastelería cercana, me compro algo dulce (normalmente de chocolate) y me siento en un banco de Rambla Catalunya.

Allí me quedo, sentadita, con las piernas cruzadas, comiendo mi dulce y observando.

Me gusta imaginar la vida de los demás, ser espectadora de sus gestos, cómplice silenciosa de pedazos de conversaciones.

Hace poco observé a una pareja. Un hombre y una mujer de unos cincuenta y pico, absolutamente enamorados. Llegaron a la entrada de un parking. Se besaron con una intensidad tal, que me hizo pensar que llevaban poco tiempo juntos. Qué manera de mirarse, qué pasión, por favor! Se estaban despidiendo. El comenzó a bajar las escaleras hacia el parking. Ella se encaminó, supongo, hacia la boca de metro. Esta pista me dio a entender que no vivían juntos, que no hace demasiado que se conocen. Quizá ella es viuda y él separado, o él es soltero y ella también.

Cuando ella se alejaba, él, desde las escaleras, la siguió con la mirada intensamente, esperando a que se girase. Viendo que no lo hacía, la llamó suavemente.

Ella se giró, le dedicó una preciosa sonrisa y se despidió con la mano.

Anuncios

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s