Dadme abrigo y moveré el mundo

 

Tengo la manía de autoanalizarme.
Puta manía.
No es algo de lo que me sienta especialmente orgullosa, puesto que me acarrea más desventajas que ventajas, comeduras de tarro, dolores de cabeza y otros sinsabores que sólo me llevan a callejones sin salida.
Por eso intento no darle demasiadas vueltas ni tomarme a mí misma demasiado en serio, aunque la mayoría de las veces no lo consiga.
Sin embargo, algunas veces, pocas, el autoanálisis me aporta algo de luz, que suele venir acompañada, como ya os había explicado, de actividades banales. Es decir, mi cabeza no para, pero, a menudo, doy con la solución a las cosas cuando la dejo trabajando sin prestarle demasiada atención, realizando alguna otra actividad.

Así fue como llegué a una conclusión que, creo, me puede ayudar bastante. Intentaré explicarme:

Soy consciente de que el rancismo que me caracteriza, así como mi mala leche, van de la mano de mi exceso de sensibilidad. Es decir, si no me afectaran tanto las cosas, no me molestarían y no me pondría de mala leche ni sería rancia con la gente. Creo que el rancismo es, ni más ni menos, al menos en mi caso, una barrera, una autodefensa que intenta protegerme de otro tipo de sentimientos más destructivos. Ojo, cuando hablo de exceso de sensibilidad, lo interpreto como un lastre, puesto que me ha aportado más cosas negativas que positivas y, si bien, parte del carácter que tengo y que gusta a mucha gente es gracias a esta sensibilidad, la otra mitad no me soporta por lo mismo, por lo que conlleva sentir las cosas tan profundamente. Con esto no me refiero a llorar a menudo, sino, tal y como comentaba antes, a los efectos colaterales que produce ser extrasensible: mala leche, resentimiento, dolor y otras lindezas.

Por otra parte, en favor de la extrasensibilidad, he de decir que me ha aportado momentos únicos en mi vida. Sentir intensa y positivamente no tiene precio y, desde luego, guardo increíbles recuerdos gracias a sensaciones que esta puñetera sensiblidad me ha permitido vivir.

Tirando del hilo y analizando las situaciones que suelo buscar, los lugares a los que me gusta ir, la gente que me gusta frecuentar y con la que me gusta hablar, etc, caí en la cuenta, recientemente, de que suelen ser situaciones en las que me sienta arropada. Necesito sentir ese calor, ese confort, sea donde sea. Si no lo encuentro, me voy, consciente o inconscientemente. A pesar de ello, mi vida, desde hace unos 10 años , ha estado ligada a la aventura. Contradictorio, no?

Es probable que todo tenga que ver con sentimientos de la infancia, con ser la pequeña de seis hermanos, con que toda la familia estuviera siempre pendiente de mí (fuera para darme achuchones y mimos o para meterse conmig), que estuviera a punto de palmarla (junto a mi madre) cuando nací, que , para bien o para mal, fuera diferente al resto de mis hermanos por nacer descolgada, por hacerme sentir siempre como “la especial”, la lista, la estudiosa, la pequeña.

Y sí. Empecé a caer en la cuenta de todo esto hace un par de días, cuando, a través del facebook, encontré a un muy viejo amigo de la infancia. Más que amigo, es el hijo de unos amigos de mis padres. De esos amigos que tienen los padres y que están todos los fines de semana juntos y sus hijos juegan juntos.

Mientras hablaba con él, empezaron a venirme a la mente sentimientos increíbles. El me hablaba de las fiestas en su casa, las fiestas que organizaban sus padres, claro, de cómo llegaban los míos, del cachondeo que había. De un vídeo en el que yo salgo disfrazada de japonesa y que tengo muy presente, puesto que poseo una foto de ese momento, pequeña,  tostada por el sol, con un moño y un kimono haciendo un saludo.

Entonces, recordé el calor que recibía por parte de sus padres. Su madre nos quería tanto a mis hermanos, a otros niños, a mí. Su padre, cuando me daba un beso, era como un oso gigante, alto, grande, con la cara llena de barba, que me pinchaba pero me gustaba, porque me sentía arropada. Me cogía y me achuchaba. Qué cariño sentía.

Hablando con él, digo, comencé a darme cuenta de que esa sensación es la que sigo buscando permanentemente en mi vida. La he buscado siempre, consciente o incoscientemente. Me emocioné mientras hablábamos. Y me sigo emocionando ahora.

Haber detectado esta necesidad de una manera consciente, me ayuda a identificarla y a saber porqué me siento incómoda en según qué situaciones.

¿Será que nos estamos encontrando mi Re y yo?

Todo esto, por supuesto, está en pañales, apenas he empezado a trabajar en ello, pero quería, simplemente, compartirlo.

Anuncios

8 comentarios en “Dadme abrigo y moveré el mundo

  1. Me ha resultado muy curioso toda esa parafernalia para autoanalizarte. Una persona que fue muy cercana a mi era como tu (creo que lo sigue siendo) y jamas me habia dado cuenta de ese efecto positivo: vivir mas momentos únicos que los demas mortales.
    Un lado que le veo negativo a todo esto es la extrema dependencia externa que se tiene, aunque esto lo digo desde lo que yo he vivido… ya que por lo que sueles escribir (y quizas por ese rancismo<— que me gusta la palabra) no parece que lo seas.
    Lo que tu tienes lo veo como una dependencia sana, como una "fuerza" que esta ahi y que si la encuentras, pues puedes mover el mundo.

    Lo malo es que te atrape ese sentimiento de arropez y/o arropamiento y no quieras avanzar si no t'encuentras agusto.

    • @Alberto:
      Si esto te parece parafernalia… Lo he intentado simplificar y resumir de la mejor manera posible, imagínate, 😀
      El tema de la sensibilidad es bastante pesado. Los que nos rodean sufren más los efectos negativos que los positivos. Por eso yo tiendo a acercarme a personas más o menos estables que no se dejen llevar, al menos en mi caso, por mis tonterías temporales a la que debo añadir, por cierto, la impulsividad, que me ha jugado más de una vez muy malas pasadas.

      Lo cierto es que a lo largo de mi vida, sobre todo hace años, sufrí varios episodios de dependencia “insana”. Se aprende mucho, te lo aseguro.

      No querer avanzar? Puede ser, pero precisamente, al identificar cual es el sentimiento concreto que busco, me será más fácil trabajar en no necesitarlo.

      Un beso para ti y otro para tu primo. 😛

  2. Bonita reflexión. Siempre es un buen momento para darse cuenta de que tienes recuerdos increíbles de cosas que no recordabas, ¡qué paradoja! Si te sirven para sentirte abrigada durante un tiempo y descubrir nuevas facetas de ti misma, genial. Sigue buscando tu abrigo… el calor humano es de lo más confortable que hay.

    • Gracias, @Ana.

      Lo que intento transmitir es que ahora ya sé qué es lo que me hace sentir incómoda en ciertas situaciones. Ahora podré trabajar en ello.

      Cuando miras cara a cara una carencia, esta se vuelve más débil.

      Un beso.

  3. Nunca he visto el rancismo como un comportamiento a corregir, de hecho me gusta. Si tu autoanálisis va destinado a encontrar la razón de este comportamiento me parece bien, pero yo prefiero disfrutarlo aunque también sea un contrasentido.
    Bonita excusa She Says, bonita excusa

    • @Jac, querido:

      Yo creo que me explico mal. Mal, no. Fatal. Mi autoanálisis no va dirigido a teminar con mi rancismo, sino a identificar las causas de mi malestar en ciertas situaciones para trabajarlo después y poder acercarme un poquito mas a la paz que busco.

      De todas maneras, de rancia a rancio: gracias, bonito.

  4. @Jac, querido:

    Yo creo que me explico mal. Mal, no. Fatal. Mi autoanálisis no va dirigido a teminar con mi rancismo, sino a identificar las causas de mi malestar en ciertas situaciones para trabajarlo después y poder acercarme un poquito mas a la paz que busco.

    De todas maneras, de rancia a rancio: gracias, bonito.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s