Life

Una mañana, mi madre intentó levantarse de la cama, con el camisón y las sábanas empapadas de sangre de un color rojo brillante.
En ese momento, uno de mis hermanos, que tenía 10 años, pasó por delante de su habitación y la vio. Ella sentada, mirando la sangre que corría entre sus piernas.
Su médico la advirtió de la necesidad de presentarse inmediatamente en el hospital. Mi padre, con una curiosa manera de intentar expresar calma, le pidió que primero lo dejara desayunar tranquilamente mientras leía el periódico. Estaba acojonado. Mi madre lo agarró de la solapa y no le dio una patada de milagro. El cogió el coche y se fueron al hospital. 

Mi madre sufrió de placenta previa, es decir, la placenta se situó de tal manera que taponaba el cuello del útero y el bebé no podía salir.

Nací por cesárea. Muy roja. Había tragado tanta sangre que estuve dos o tres días vomitándola (y haciendo caquitas rojas). Al parecer, ambas, mi madre y yo, estuvimos bastante graves. Pero qué va, aquí estoy yo con mi 1’77 m, dando el coñazo a propios y ajenos.

Esto ocurrió el 6 de octubre de 1975. Hace 35 años.

Anuncios

16 comentarios en “Life

    • Gracias, @Jac, querido!
      Y pensar que a mi edad mi madre ya tenía 5 hijos y le faltaba una…
      Y yo aquí, comiéndome los mocos y pensando si tener alguno o no.
      Con lo ricos que son…con una manzana en la boca y al horno.

  1. ojala tuviera una historia tan interesante que contar sobre mi nacimiento, solo me han contado que llovia.
    y no te preocupes sobre el tema de los niños, eso esta sobrevalorado… al igual que la amistad. lo suyo es tener enemigos… contra mas, mejor. asi nunca te aburres.

    pd: menos mal que no te voy a decir felicidades, que si no…

    • @Alberto:
      Lo suyo es que he podido contar la historia porque ha tenido un final feliz!
      Enemigos… supongo que tendré unos cuantos, pero como no sé quiénes son, pues no me preocupa.

  2. Vaya, muchas felicidades por tu cumple. Treinta y cinco no son nada y seguro que tú los llevas muy bien, vi una foto tuya, jeje.
    Perdona que te diga… menudos huevazos los de tu padre. Eso es un hombre tranquilo, pa haberos muerto las dos.
    Felicidades, guapa!!

    • Hola, @Ana!
      Muchísimas gracias, guapa!
      😀 Mi padre no es nada tranquilo, y yo soy como él, nos enervamos por nada!
      Imagínate cómo se habría puesto de nervioso, que se bloqueó de tal manera que no supo hacer otra cosa!
      Un besazo.

    • Gracias, @.undermind:
      Curiosamente, yo no veo escabrosos los detalles que comento o no los hubera mencionado (tratándose de mi madre, claro está).
      Será que los hombres sois un poco nenazas cuando se describe la sangre con pelos y señales 😛

  3. llego tardeeee, pero felicidades! con lo que cuentas, o más bien, con lo que te cuenta tu madre no me extraña que te lo pienses, y de lo de tu padre no sabría qué decir, por lo que yo sé mi madre estaba de parto y mi padre no se fue al hospital hasta que no salió de currar. Que naciera en viernes 13 tampoco auguraba mucho…

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s