S.imple A.nalysis of M.yself

Este post es un pensamiento,  algo que tenía expresar y que, por tanto, la mayoría de vosotros no entenderéis. Más bien ninguno de vosotros.

Simplemente, lo necesitaba.

Ayer estaba haciendo transbordo de la Línea 2 a la 3 5 en Sagrada Familia,  y comencé a subir el segundo tramo de escaleras normales en lugar de hacerlo por las automáticas.  Como casi nadie sube andando, fue muy fácil ver a la persona con la que me iba a cruzar en escasos segundos. Nuestras miradas se encontraron unos instantes. Casi me quedo sin habla al comprobar lo mucho que se parecía.  Me vinieron a la mente recuerdos intensísimos y la sensación de que el tiempo se había parado. Por un instante, la gente dejó de caminar y sólo nos movimos él y yo, hasta que nos cruzamos, él bajando las escaleras y yo, subiéndolas. No quise mirar hacia atrás por si acaso resultaba ser real.

Hace ya meses que no tengo contacto con él y, en cambio, sí con otras personas que he conocido por este medio. Lo cierto es que casi todos los que he llegado a tratar por aquí son bastante majos y con ciertas ideas similares a las mías.

Sin embargo, ayer me asaltó una duda contradictoria.

Por un lado, llevo tiempo deseando y consiguiendo que él deje de ser especial para mí.

Por otro lado, la relación que mantengo con otras personas que son especiales (siempre me estoy refiriendo a personas que he conocido por este medio), me resultan satisfactorias y estimulantes.

Así que, de pronto, me asaltó una enorme duda:

¿Y si lo que yo sentía por él no era por él sino por la situación? Me explico: si él hubiera aparecido en mi vida ahora, que tengo contacto con más gente estimulante, ¿habría significado lo mismo para mí? Es más: ¿qué prefiero: que él haya sido especial o que la situación haya sido especial? Si la respuesta es él, continuaré llevándolo dentro con los pros y los contras que conlleva. Si la respuesta es la situación, me olvidaré de él y me daré cuenta de que es fácilmente sustituible.

Pero… quiero que sea sustituible? O, por otro lado, ¿prefiero que haya sido un espisodio de mi vida dificilmente olvidable? ¿Es preferible que haya sido un espejismo y saber que todo fue fruto de las circunstancias o es mejor saber que, aunque fuera por un breve período, me encontré verdaderamente reflejada en él por ser quien es?

Me sorprendí a mí misma deseando lo segundo, quería comprobar que no había sido un espejismo. Que durante un tiempo alguien me dio la mano y caminó conmigo a mi lado, estrechamente.

Abrí sus emails y allí obtuve la respuesta. No habían sido las circunstancias. Había sido él.

Cuánto echo de menos nuestras conversaciones.

No sabéis el alivio que sentí.

Anuncios

15 comentarios en “S.imple A.nalysis of M.yself

  1. Me ha dado que pensar eso de “es él o eran las circunstancias?”… supongo que la respuesta se conoce cuando pasa un tiempo considerable.

    Pensandolo bien, es triste que la respuesta sean las circunstancias, ya que supondria que esa persona no es especial… bueno, sí lo es, pero solo debido a las circunstancias… no por si mismo.

    Mi experiencia:
    la verdad es que no lo habia pensado, pero mi primera relacion… eran circunstancias, no es que ella fuera especial… si lo era, pero porque yo era un pipiolo. Espero que las que vengan a continuacion (que una parte de mi espera que sean pocas) no sean especialmente circunstanciales, seria triste conformarme con tan poco.

    oie un abrazo

    • Hola, @Alberto:
      Cuánto tiempo. Sí, creo que la respuesta la da el tiempo y, en mi caso, poder releer una serie de email que nos enviábamos.
      Gracias por el abrazo, guapo. Otro para ti.

  2. Yo creo que todo el mundo se ha planteado algo así o cualquier otro dilema personal que te lleve a preguntarte cosas que no te preguntarías en cualquier otra situación. Somos nosotros y nuestras circunstancias y no hay un yo sin unas circunstancias que te hacen tomar unas decisiones en un momento dado. No le veo sentido a preguntarse si era por el o por las circunstancias, puesto que van de la mano. Como mucho te lo preguntas para obtener una respuesta que te haga sentirte mejor, pero no hay lo uno sin lo otro.

    Por ejemplo, a mi novia la conocía desde hace muchos años, pero las circunstancias nos llevaron a empezar una relación. ¿Por qué estamos juntos, por ella que es especial o por las circunstancias? Pues la respuesta, cómo no, es… por ambas.

    Sea por el o por sus circunstancias, el tiempo lo cura todo.

    Saludos.

    • @.undermind:

      Hijo mío, si yo me pusiera a enumerar las cosas que nos preguntamos sin sentido… (y seguro que tú no eres la excepción).

      Huelga decir que el hecho de que para ti no tenga sentido, no significa que para mi sea igual.

      Gracias por tu comentario.

      Saludos,

  3. Ante un texto tan reflexivo como este, una no se atreve a escribir una cosa sin fundamentos o en plan coña, porque lo primero que pensé al leerlo: en la sagrada familia y el domingo, pensé: Esta mujer se ha cruzado con el papa y está reflexionando acerca de la importancia de Dios en su vida. Pero como no creo que Benedicto 16 te haya escrito emails, lo descarté XD
    En serio, ahora sí: Yo creo que todos en algún momento nos hacemos preguntas, yo no dejo de preguntarme cada vez que me enfado con ya sabes quién, qué demonios hizo que yo me enamorase de mi futuro marido… teniendo semejante lío, ya viste el árbol genealógico y tal. Pero no soy capaz de renunciar a él. Si fue él o fueron las circunstancias? no sé, fuimos ambos, fue todo, no fue nada… esas cosas pasan; como dicen por ahí arriba, a veces conoces a alguien desde hace tiempo y de repente lo ves con otros ojos.
    Creo que es más difícil sacar a alguien de nuestras vidas, que lo que lo fue dejar que ese mismo alguien fuese importante en ellas (nuestras vidas). No sé dónde está el misterio. Mi chico dice que las almas vibran, y a veces vibran en la misma sintonía y entonces se atraen… y se comienzan a complicar las historias. Ojalá algunas personas se pudieran desinstalar de nuestros sistemas.
    Espero no haberme ido mucho por los cerros de Úbeda. Un abrazo.

    • @Ana:
      Me encantan los comentarios largos, así que de Cerros de Úbeda, nada.
      Qué bueno lo del Papa, tía! Sólo que el post lo publiqué un domingo y cuando digo “ayer”, me refiero al sábado. Pues no, no se trataba del Papa, jajajaja, ni de lejos!
      Creo que tu futuro marido tiene toda la razón: yo también siento que las almas vibran.
      Me ha gustado mucho tu comentario.
      Otro abrazo para ti.

  4. Por donde yo ando ahora:
    Las circustancias hacen a la gente especial; y el único matiz en el que ahora mismo creo es que al menos esas circustancias no son todopoderosas y no pueden convertir en especial a cualquiera, aunque probablemente si a varias personas, vale que de diferentes maneras.
    Ahora me están dando ganas de moderar lo que he dicho pero voy a dejarlo ahí.
    Un beso.

    • Hola, @lafuentedesed:
      Yo creo que si fueran siempre las circunstancias las que hicieran a la gente especial, daría igual quién fuera la persona. Sería una pieza intercambiable. Sin embargo, ese matiz del que hablas luego, me gusta.
      Y no moderes nada, hombre!
      Otro beso.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s