La OLLA

En mayúsculas.

Llego al trabajo y me llaman de recepción para decirme que tengo una olla esperándome.
-Una olla?
-Sí, parece la caja de una olla.
-Una olla?
-Sí, una olla, al menos, eso parece!
-Ahora bajo.

Y ahí estaba la pedazo de caja de la olla. Con mi nombre, mis apellidos, el nombre de la empresa, la dirección, todo.

Pero no una olla cualquiera, no, la madre de todas las ollas!
Una olla eléctrica de esas que hacen cienes de cosas y que, encima, puedes programar para que empiece a hacerte la comida a una determinada hora. Y te la mantiene caliente hasta que llegas a casa!

Como me explico fatalítico, ahí va:
El viernes busqué por la red una olla eléctrica, vi foros, opiniones y esas cosas. Entré en la web de una marca que tiene buena reputación entre marujas foreras y vi una que me moló. Así que me decidí a comprarla. Metí todos mis datos (excepto cuenta bancaria, tarjetas, etc) y cuando estaba a punto de pagar vía Paypal, me arrepentí. Lo cancelé. Pero a ellos les debió de constar como un pedido y me la enviaron ayer por mensajero. Y llegó hoy a las 8:30 de la mañana. Y yo no tengo ningún cargo en mi cuenta bancaria (entre otras cosas porque no la puse!). Ni en Paypal (si es que ni siquiera había iniciado sesión!)
Y la ollaca esta cuesta 139 euracos! Mirad, mirad, es esta (marujilla a tope). :

Ohhhhh! La OLLA! No soy digna!

 

Eh, pero que no la he pagado!

Pero la pagaré. Aunque alguno que yo me sé me llamará tonta. Es que me da cosa. Yo la quería de todas maneras. Y mira, ya la tengo. Y además, tengo la casi certeza de que lo que no pagas ahora, lo pagas después, que la vida es como un banco y también cobra intereses, la jodía.

Eso fue nada más comenzar la jornada laboral. Y para terminarla de manera raruna, me voy a otra planta a recoger unas impresiones en color y cuando llego a la puerta veo a un tío que también está a punto de entrar. Yo estaba leeeejos, lejos, al final del pasillo. Pues que va el tío, me sujeta la puerta, me apresuro un poco, le doy las gracias sonriente y me dice: “te estaba esperando, pensando, no sube, no sube, y llevo media hora esperando”.

Eh, pero que yo no he visto a ese tío en mi vida!

Anuncios

19 comentarios en “La OLLA

  1. Pero vamos a ver. Yo a tí qué te dije? Que miraras de comprar un Mercedes, no?
    Pero no, claro. A la señorita se le mete en la chota que quiere una p— olla y mira una p— olla por internet y aunque al final piensa que total para qué quiere una p— olla van y le mandan la p— olla. Una tremenda p— olla.
    Aj
    Aj
    Siejke contigo no se puede, jamia, no se puede…

  2. Oye, tú espérate y si no te la cobran, me lo dices y yo vuelvo a entrar en la página y pido otra para mi, eh? que a mi un cacharro que me cocine sería cumplirme un sueño erótico. Sí, erótico… porque cocinar me jode un montón. Jejeje.
    Va, en serio, págala si te vas a quedar más tranquila, porque como tú dices, tarde o temprano vendrán a cobrártela y les sudará que haya sido error de ellos, porque los intereses los pagarás tú. Pero dime si cocina bien, por Dios, que me pido una para reyes.
    Un saludito!!

    • Hola, @Ana!
      Pues ya la probaré y te contaré (marujeo mil). De todos modos, si funciona, creo que es una buena inversión. Es como que te limpien la casa, joder, que pago lo que haga falta. Bueno, no.

  3. Acaba de venir un tío a recepción y me ha entregado un paquete a mi nombre. Ha resultado ser un palillo de dientes eléctrico. Si quieres te lo envío para que coja polvo en un armario junto a tu flamante olla-by-the-face.

    P.D. llevo aquí cinco meses sujetando la puerta para que pase Angelina Jolie y no viene, no viene…

    • @Ja ja ja aja Jac, querido:
      Mi pedazo de olla-no-soy-digna está estrenada. Que te crees tú que no le voy a dar uso, si yo soy una perraca para cocinar!

      P.D. Sigue esperando, jomío, sigue esperando.

  4. Yo estoy de acuerdo con Ana, quiero una olla gratis! La vida debería darme esa capricho por todo lo que me ha intentado estafar Telefónica, así la balanza del karma económico quedaría en equilibrio.

    Ya nos contarás qué tal la olla eléctrica, porque parece un inventazo. 🙂

  5. No devuelvas la olla o entrarás en la categoría de “tolai” de forma automática. Habrás hecho algo bueno por Dios o Internet y ésta es la forma del Universo de recompensarte. O eso o dentro de un mes te estarán pidiendo el dinero en forma de dos rusos en tu puerta.

    • Fuente de mi corasón:
      Sí, es una pedazo de olla. De hecho, cuando se acuñó la expresión una p–olla como una olla no sabían lo que estaban diciendo. Me estoy planteando hacer canibalismo y meter a la gente entera.

      P.D. Has dicho hostias??? Tú????? (Con “h”, muy bien, por cierto).

  6. cuando te des cuenta de que no puedes meterla en el lavavajillas y te toca fregar verás la de polvo que coge… de todas maneras, enhorabuena, como juguete es una pasada, yo me voy a regalar la Samsung Navibot (somos marujaaaaas…) para no pasar la escoba ni el aspirador en mi vida! 🙂

    • 😀 tú no conoces mi olla, se nota! Tiene una cubeta extraíble y antiadherente que se lava con mirarla y una tapa desmontable la mar de cómoda para fregar, la olla en sí no se tiene que fregar. Desde que la tengo (desde hace una semana) no he hecho nada NADA con la cocina convencional. Así que dejad ya de pensar que va a coger polvo!Envidiosos! 😛 Esta semana incluso me voy a animar a hacer el pan.
      Marujas a tope mode ON.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s