Desafinando

Otra vez, como tantas otras, ante mí se cierne la sombra.

El alien.

Un compañero de viaje que siempre está ahí, aunque no siempre se hace notar.

Otra vez me siento como  esa pieza que no va en ningún sitio. Creo que la máquina a la que pertenezco ya no la fabrican, o quizá todavía no la fabriquen. Hay piezas que aparecen por arte de magia y no sabemos de dónde han salido, ni a dónde pertenecen.

Y ahí estoy yo. buscando mi máquina, mi Re, intentando afinar.

Perdida, perdidísima, como siempre. Sólo que pensaba que con los años encontraría mi camino. Y ya veo que no. Supongo que tendré que resignarme a esta manera de vivir, porque para mí ya es un modo de vida.

Rancismo absoluto. Qué aburrida me tiene la gente. Qué poco me interesa su compañía. Soy un animal solitario y nómada. Y, sin embargo, soy un animal de contacto, una contradicción que dificulta cualquier movimiento.

No os confundáis. No soy especial, ni me lo creo. Quizá tampoco sea diferente, pero eso sí lo siento. La gente suele desear sobresalir, ser distinta. Yo quiero ser normal, desear formar una familia, comprar una casa, tener un coche. Pero yo no deseo nada de eso. Aunque quiero desearlo. Quiero desear ir a comer a casa de los padres de mi marido con mis hiijos. Sólo que yo no tengo ni marido ni hijos. Ni los quiero. Quiero dejar de pensar en la vida y la muerte, en el porqué de las cosas, dejar de despertarme por la noche con preguntas en la cabeza. Sobre todo con preguntas que nunca podré responder.

Quiero formar parte de una manada. Pero no la encuentro.

Ahora mismo siento ganas de llorar. Qué gilipollez. Como si eso fuera a arreglar algo. Al fin y al cabo, qué hubiera cambiado si yo no hubiera existido? No sé si alguna vez he dejado alguna huella. Pero ni yo, ni casi nadie. Cuando me vaya, todo seguirá igual, algunos llorarán por mí, y otros se acordarán durante un tiempo. Y ya está. Todo seguirá igual que antes. Pero coño, el tiempo que me quede me gustaría vivirlo con gente afín. Que aunque no deje una gran huella en ellos, sí me acepten en su modus vivendi. Y, lo más difícil, que yo los acepte a ellos.

Esta Martian Hop siempre ha estado aquí. Algunas veces escondida, otras disfrazada, pero siempre aquí. También la otra Martian Hop existe, la que se ríe a carcajadas, la que habla por los codos, la alegre. No soy una persona amarga ni amargada. Más bien siento que tengo demasiado dentro. Y a veces quiero explotar.

Por favor, que nadie se preocupe, no me pasa nada. Nada nuevo, quiero decir.

Por cierto, sabéis cuándo fue la última vez que me sentí a gusto en un grupo? Cuando quedé con los Naranjitos. Curioso, no? Al menos a mí, me lo parece.

Y ya está bien de desnudarme por hoy. Que hace un frío de cojones.

Anuncios

24 comentarios en “Desafinando

  1. Eso que te está pasando a ti nos pasa a todos alguna vez. Muchas veces. A veces por ratos, a veces por temporadas que se antojan una eternidad. Dicen que todo eso forma parte de vivir.
    Si sabes cuál es el sistema para que vivir sea de otra manera, me lo cuentas. O abrimos debate.

    Kisiños zausands

    • Y esto que me dices no hace más que demostrarme que no. Y que si así fuera me reconocería en el comportamiento de otros.Y que debería sentirme más normal por tus palabras y no aún más rara y menos humana.

      • Lamento decirte, Shesays, que ese sentimiento no es único ni exclusivamente para ti. Como bien dice Gaearon, pasa a mucha gente. Al menos a los que tienen cerebro, claro.
        Precisamente porque pasa a mucha gente, ya eres parte de una manada.
        Sólo que no anda junta haciendo “beeeeeeeeee”, sino que cada uno va a su puta bola y a veces, de vez en cuando, cuando la luna es azul y tal, da con otro ser medianamente afín, sea naranja o del color que sea, y en ese momento se siente humano.
        Es la tercera vez que entro en tu blog. Esta vez no pude evitar decirte algo.
        Saludiños desde aquí y un petó para allá.

        • No lamentes decirme nada, @maRia. Bienvenida.
          Si tú crees que lo que yo siento le pasa a mucha gente, entonces:
          1.- Crees saber a ciencia cierta cómo me siento exactamente, lo cual dudo mucho.
          2.- Tú te has sentido identificada con esa cantidad de gente a la que, según tú, le pasa lo mismo que a mí, y por eso dices que les pasa lo mismo. Yo, no lo creo así porque no me siento ni identificada ni reflejada.
          Me ha gustado mucho tu frase “de vez en cuando, cuando la luna es azul y tal, da con otro ser medianamente afín, sea naranja o del color que sea, y en ese momento se siente humano”. Gracias.
          Mándame también saludiños y bicos, que eu tamén son galega.

  2. es algo tedioso eso de encontrar una “manada”, porque normalmente las manadas ya estan consolidadas y para entrar en una… pues cuesta trabajo…. y si cada vez le ponemos mas requisitos a la gente con la que queremos juntarnos… mas.

    lo mejor es aceptar que la gente es normal y que lo normal es aburrido (ergo… la gente es…?) si esperamos encontrar una manada especial siempre… creo que nos damos con un canto en los dientes.

    • @Alberto: estoy totalmente de acuerdo contigo (y mira que es raro) en eso de que las manadas ya están consolidadas y cuesta trabajo entrar en una. Resulta casi imposible. Lo peor es haber nacido en una manada, como todos lo hemos hecho, y repudiarla. Ni siquiera son ellos los que te repudian. Es que tú los rechazas. Y ahí te quedas, en tierra de nadie.
      Yo no es que quiera ser normal, es que quiero querer ser normal.
      Un beso.

  3. Ni será la primera, ni la última vez que te sientas así, independientemente de que la gente que te rodee te entienda en un momento determinado. Estás condenada a sentirte así, al igual que le pasa a otros.

    Lo que pasa es que por lo general solemos disimular, solemos hacer como que nos adaptamos, y a veces, hasta funciona y nos sentimos integrados (“she says it all” un día se rió muy a gusto, que yo lo sé…). Pero al acabar el día, al volver a nuestra cueva/refugio, seguimos siendo los mismos extraños, esos que no tienen demasiado en común con los demás, y la mayor parte de las veces, tampoco quieren tenerlo. Depende de como sea el día o tu estado emocional (it uses to be the same…), te sentirás a gusto en tu cueva/refugio, o bien desearás que alguien te entienda un poquito. Es cíclico.

    Tranquila, que se pasará pronto y volverás a sentirte bien. Hasta que vuelva. Y se vaya. Y vuelva. Y se vaya…

    PD: muy mal del password…

    • @Mirall:
      Como bien dices, no es ni la primera ni la última vez. Habrá muchas otras. Lo bueno es que ya sé que esto pasa, aunque vuelva en algún momento. Sí, estoy condenada y no puedo hacer nada para remediarlo, por más capas, disfraces y caretas que me ponga.
      Uno de los problemas con que me tengo que enfrentar es el carácter tan contradictorio que tengo. A veces me cuesta horrores entenderme. Supongo que debería dejar intentar entenderme y, sencillamente, aceptarme. Aunque hay momentos en los que creo que lo estoy consiguiendo, acaba apareciendo algún jodido bache que me recuerda que soy una puta antítesis con patas.
      Así que no puedo culpar a los que no me comprenden. Porque como le dije ayer a alguien, o me entiendes, o no. No se puede explicar.

  4. Estoy de acuerdo con los demás, ese sentimiento es algo común.

    A mí la última vez que me pasó me compré un café y me senté a tomármelo en medio de Gran vía para ver la gente pasar.

    Cuando ves la cantidad de gente mongola (por cierto, hay un blog que se llama fauna mongola de Madrid que podrás extrapolar a BCN http://faunamongola.blogspot.com/) que crea grupitos, acabas por sentirte estupenda por no haberte doblegado a la presión social de pertenecer a una “manada”… O una piara, depende de los casos.

    Mejor no encontrarse uno, que perderse diluido dentro de un grupo y no ser nadie.

    Jaté.

    • Hola, @independizarsesjodido:

      Y yo no estoy de acuerdo con los demás. A lo mejor ese sentimiento del que vosotros habláis, es común y por eso os veis reflejados. Yo no me veo reflejada en prácticamente nadie.

      Sabes que yo hago lo mismo que tú pero en Rambla Catalunya y con algo de chocolate? Creo que hay por ahí una entrada que habla de ello. Pero ahora no me apetece buscarla, la verdad.

      Obviamente, hay manadas y manadas. Yo no digo que quiero pertenecer a cualquier manada a toda costa. Si me tienes que juntar con los ninis modernillos que van a ir hoy a ver a Lady Gaga en Barcelona, me jiño.

      Como dije en el post, tiene que ser una manada que yo acepte. Y eso sí que es difícil.

  5. Claro que no sé cómo te sientes. No te conozco. Yo basaba lo que te decía en lo que decías tú. Y cada una de tus palabras las he leído mil veces en mil sitios, y puede que hasta las haya escrito yo alguna vez también.
    No pretendo decirte quien eres.
    Pretendía decirte lo que no eres capaz de ver.
    Que no eres la única que siente esas cosas que dices.
    Pero ya lo verás algún día.

    • Que hayas leído mis palabras mil veces en mil sitios lo veo normal. No soy única ni original. Además, intentarlo sería agotador.
      maRia: entiendo lo que me quieres decir, pero me recuerdas a la gente que, cuando les digo que tengo insomnio, me preguntan si he probado con valeriana. Que ya estoy de vuelta, vamos.
      Aprecio que te tomes la molestia de dar tu opinión por aquí. Y yo siempre te daré la mía. Espero que sigas haciéndolo.

  6. Un lobo tomizado como yo no te puede dar muchos consejos. Perdí mi capacidad para auto-analizarme y aún no le he encontrado. Sólo be water my friend (con un chorraco de whisky).

  7. Has sido consciente de tu propia individualidad y de lo insoportablemente leve y breve que son nuestras propias vidas, tanto, que ni siquiera nos pertenecen.
    Yo también me pregunto a veces si hay alguien más en el mundo que piense o sienta lo mismo que yo. Que no soy tan irrepetible y única como me creo, todavía no estoy muy segura.
    Es muy posible que todos nos hayamos sentido como tú en algún momento de nuestras vidas, lo difícil es demostrar que fue por los mismos motivos. O pensamientos.
    Ánimo.

    • @Ana: creo que tus palabras son muy acertadas y muy sensatas.
      Ademas, no entiendo ese afán de más de uno por aquí por hacerme ver que hay muchíiiiiiiiiiiisimas personas como yo. Me serviría eso de algo? Y, sobre todo, y lo más importante, yo no lo siento así, por tanto no me puedo ver reflejada.
      Un beso (en estos momentos me imagino lo que debes estar haciendo, qué nervios!)

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s