Conversaciones de techo

Si hay algo que me encanta, son las conversaciones de techo.

Al menos, así las llamo yo.

Es algo sencillo. Muy, muy sencillo. Aunque conseguir la compañía adecuada no lo es tanto.

Las conversaciones de techo consisten en tumbarse, preferentemente en una cama o en un cesped (en cuyo caso no serían conversaciones de techo, sino de cielo) con un cómplice.  Hay que adoptar una postura cómoda y dejar la mirada perdida mirando hacia el techo. Entonces, empezaremos a divagar sobre lo primero que se nos venga a la cabeza: lo que hemos comido este mediodía puede llevar a una conversación mucho más profunda y ésta, a su vez, a otra mucho más superficial y, a su vez, a otra más profunda. De vez en cuando, cambiaremos de postura. Quizá miraremos a nuestro interlocutor (si nos gusta será inevitable mirar sus labios y sentir la proximidad de su cuerpo) y quizá nuestro interlocutor nos mire a nosotros. Quizá haya tensión o quizá no, pero siempre habrá conversación. O silencios elocuentes y cómodos.

Las conversaciones de techo pueden durar minutos u horas. Suelen ser deliciosas en verano, cuando el calor aprieta y estamos ligeros de ropa sobre la cama. El ventilador puede ayudarnos mucho a encontrar la comodidad deseada. El aire acondicionado es otra opción, pero no tan auténtica. El sexo es accesorio, puesto que nuestro interlocutor y nosotros podemos sentirnos atraídos o no. En cualquier caso, la conversación de techo no tiene ese fin.

La conversación de techo es un fin en sí mismo.

Anuncios

14 comentarios en “Conversaciones de techo

  1. No recuerdo la conversación.
    Ni el color del techo, ni siquiera si había lámpara o qué. Vagamente recuerdo la habitación.
    Pero sí recuerdo que no nos mirábamos.
    Yo notaba tu presencia por tu voz, suave y en susurros, y por la electricidad que notaba pasar por mi piel cuando, sin quererlo, nos rozábamos.
    Recuerdo tu olor. Suave, dulzón pero agradablemente tenue en el ambiente.
    Recuerdo que amaneció.
    Y el sabor de tus labios.

  2. ¡Uoh! Gracias por darle un nombre a esas conversaciones deliciosas en las que uno aprende a conocer y a apreciiar (e incluso a amar) al compañero de “techo”. Yo sólo las he mantenido con mi chico, posterior marido, pero me encantan y de vez en cuando seguimos haciéndolas.
    Lo malo es no poder hacerlas tan seguido como me gustaría, mi marido está casi siempre agotado y en cuanto se tumba le pasa como a los muñecos, que se le cierran los ojos… y como a los humanos, que empieza a roncar.
    ¡¡La de mundos (verdaderos y falsos) que abré arreglado yo en conversaciones de techo!!

      • ¿Ministerio del Bienestar? ¿Lo ubicamos en un bar de tapas y nombramos ministro al Karlos Arguiñano?

        • Bandini:
          Definitivamente, bar de tapas como ubicación.
          Yo pensaba en ti o en mí como ministros, pero bueno, quizá el Arguiñano pueda servir… siempre y cuando nos deleite con unas de sus tapas. Pero que no cante, por Dios!

  3. Yo sé hacer cockteles (bueno, tengo una cocktelera), por lo de la subsecretaría de cockteles y panchitos…

    Y tienes razón: mejor cantas tú.

  4. Mi ultima conversacion de techo fue en abril del año pasado y fueron 2 noches seguidas en un hotel sin sexo de por medio (quizas por eso fue tan gratificante)
    Es mas, es una de mis 3 requisitos para considerar a alguien Amigo (en mayusculas): tener conversacion de techo, pelearse y emborracharse.

    Y si estas conversaciones son de madrugada, mejor… que a partir de cierta hora parece que uno se sincera mas.

    • Alberto:
      🙂 De madrugada son chulas. Aunque a mí, por la tarde, también me encantan, cuando sin querer te vas quedando medio dormido con la proximidad de un conversador de techo.
      Yo creo que te falta un requisito para considerar a alguien Amigo: reconciliarse. Si os peleáis y lo dejáis ahí… mal vamos.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s