De la fealdad y el hijoputismo

Hace unos años, trabajando en la recepción de una empresa, ocurrió una anécdota que me dejó pensativa.

Estábamos dos hombres y yo hablando cuando abrió la puerta una chica. Era muy fea. Pero no fea de desapercibida o fea de no querer follar con ella. Era fea de verdad. Mucho. Y ella lo sabía. Y digo que lo sabía porque se notó que caminaba como pidiendo perdón, mirando de reojo a los demás, pendiente de que no la mirasen.

Pues bien, los dos chicos se la quedaron mirando y, cuando la perdieron de vista, uno de ellos comentó algo así como:

-Dios!!! Qué cosa más fea!! Pero fea, fea, fea!!!

Y así un ratito más recreándose en sus comentarios.

Dos cosas:

  1. Eres un hijoputa porque la chica no es tonta y, aunque tú creas que no te escucha, habrá oído tantas veces comentarios sobre sí misma que la mínima señal de que se está hablando de ella la captará como un murciélago (vale, la comparación no es muy acertada).
  2. Eres un hijoputa porque tú tampoco eres guapo y, por eso, voy a hacer la prueba contigo pero de un modo mucho más suave que tú:

-“Ni que tú fueras un Adonis” – le respondí.

Bueno, bueno. Para qué. Me puso una cara de ofendido, de apuñalado, de honra dañada… Lo herí en lo más hondo de su corasonsitou.

Y desde ese día hasta que me fui de esa empresa, apenas me dirigió la palabra. Y yo sin dormir, vamos.

Conclusión: la chica fea, que era fea de verdad, pero muy fea, y que seguramente llevaba sobre sus hombros un complejo más grande que su fealdad, ¿tiene que aguantar actitudes como la de ese bastardo pero el hijoputa no soporta un comentario que no es ni la décima parte de ofensivo?

No me voy a erigir aquí como la buena samaritana que defiende a los pobrecitos, todos nos hemos reído de algún feo, o cosas peores (sí, ejem, véase Twitter). Pero si lo haces, asume las consecuencias.

No seas hijoputa cuando te lo dicen a ti.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “De la fealdad y el hijoputismo

  1. Es muy fácil hacer daño para alguien que el mismo no se quiere,y desde luego las personas por decir algo que disfrutan criticando los defectos de los demás cuando los suyos son peores que los que critican,son personas de las cuales hay que aislar y no darles nada de confianza ,porque si son capaces de criticar y burlarse de alguien que no conocen , imagínate lo que serían capaces de decir de ti cuando no le caigas bien,por eso ese tipo de gente lo que más le puede molestar es ignorarlos y ni si quiera molestarte en gastar saliva con gente que no se merece la pena ni que le dirijan la palabra.
    Por eso la mayoría de las veces el mayor y mejor desprecio es no hacer aprecio,por el que busca molestar se alimenta de tu rabia y tu enfado .

  2. Totalmente deacuerdo. Lo de “menudo cardo” o similares es el comentario recurrente de los memos.

    Ciertamente le diste en buen sopapo.

    Personalmente también me molestan estos tipos de comentarios. Más que nada porque yo tampoco soy ningun Adonis coño

  3. Tampoco tenías que darle demasiada importancia al comentario de tu ex-compañero, al fin y al cabo la burla al prójimo sólo es una infantil expresión de odio e inseguridad hacia uno mismo. El tipo que se ríe de una chica por ser fea, es porque se considera feo a sí mismo. De ahí el cabreo ante tu comentario.

    Me alegro de que vuelvas a escribir cosas (a)normales en tu blog. Ptnts.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s