Mis vecinos folladores

 

Durante la primera noche en mi piso con J. no me enteré. Fue él quien, entre abrazos, desnudos en mi cama con la luz de la mañana, me preguntó  si había escuchado a mis vecinos follando. Me sorprendió no haberlos oído porque soy de fácil despertar pero, teniendo en cuenta lo exhausta que J. me había dejado, no era de extrañar que no me hubiese enterado de nada.

Con el paso de los días comencé a escucharlos, siempre por la mañana. Unos días a las 11, otros a las 10, otros a las 13, siempre por la mañana. No es sólo la cama lo que los delata sino sus gemidos animales. Un día en el que todavía hacía calor y tenía la puerta que da al patio abierta, pude escuchar algo así como “plas!, plas!”. Os juro que no eran aplausos. A esos “plas!” les acompañaba un gemido, a veces ahogado, a veces explícito, de ella.

Ella gime mucho, él está en silencio, pero por la manera, deben de follar como animales. No penséis que se están 5 minutos, no. Quizá se tiran media hora a lo bestia, pero no sé cuánto tiempo llevan sin estar a lo bestia. Y a veces repiten. Después de que ella deja de gemir como una loca es cuando viene el apocalipsis. El horror. Nunca había escuchado a un tío correrse de una manera tan horrorosa. Grita como si le estuvieran metiendo un palo por el culo (igual es eso). Es un medio grito, medio rugido, en plan 300. Muy feo, muy horrible. Es cómo AAARRRRGGGGGJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJHHHHHHHHHHHH. Un horror.

Como vivo sola y ya empiezo a actuar como las señoras que tienen 20 gatos y se aburren, me hago películas en la cabeza.

Al principio no sabía quiénes eran estos vecinos. Dado que siempre follan  por las mañanas, me imaginé que eran amantes. Luego pensé que podían ser estudiantes que aprovechaban que los padres de uno de ellos nos estaban en casa. Luego, los escuchaba tan tan cerca que pensé que era mi vecino de arriba, un vecino que tose como un pedazo cerdo por las mañanas, con todos sus mocos y sus flemas. Como tiene pinta de fumador-alcohólico (no sé si lo será, pinta tiene) y no es muy atractivo que digamos, me hice la película de que contrataba a una puta. Entonces pensé que vaya pastón se estaba dejando en putas. Pero ayer me desmontó el tinglado:

Me lo encontré abajo y subimos juntos en el ascensor. Estuvimos hablando de las paredes de papel de este edificio y me comentó que él siempre intentaba tener cuidado con ciertas cosas, como quitarse los zapatos al entrar. Y que, en cambio, los vecinos de arriba lo tenían amargado. “Son unos fiesteros” me dice. “A las 10 de la mañana ya están montando follón”.

Los de ático. Son esos. Voy a estar atenta, tengo que saber quién folla como un animal. Les tengo que poner cara.

J. dice que cuando venga, me va a hacer gritar tanto que mis vecinos se van a tener que callar. Y él con estas cosas no juega, no.

Voy calentando las cuerdas vocales.

Anuncios

10 comentarios en “Mis vecinos folladores

  1. Yo pensaría en una trompeta. Un polvazo trompetero puede causar sensación. E incluso abre puertas para currar en la banda municipal. Fijo. Piénsalo. Yo te enseño a soplarla. La trompeta, claro.

  2. Me ha arrancado una sonrisa este post, porque yo soy de las que gritan. Me encanta gritar cuando estoy dale-que-te-pego. Y he llegado a tal punto que si no grito no me lo paso bien… será sugestión, porque la garganta no creo yo que tenga mucho que ver con la vagina y tal.
    ¿Nos contarás chismes sobre tu vecino follador cuando por fin lo conozcas? Yo no sabría qué cara poner, estaría todo el rato pensando en que ese tío folla como una bestia todos los días. Me daría miedo y todo, jejeje.
    Un abrazo y sigue con tu investigación, nos has despertado la curiosidad.

  3. Yo tengo unos vecinos igual. Menos mal que últimamente les da por follar poco.

    Algunas veces me da por vengarme (cuando puedo). En mis abundantes tiempos de sequía sesual y falta de horas de sueño, la desesperación ha llegado al punto que pensar seriamente en levantarme de la cama y empezar a gritar como un energúmeno: PEDAZO DE CAPULLO ES QUE NO VES QUE ESTÁ FINGIENDO LA MUY ZORRA!!!

  4. Más maliciosamente, en el caso que (al menos uno de los dos) pasaran el día fuera de casa, estaría el recurso de: ES QUE NO PARAN HOSTIA, MAÑANA TARDE Y NOCHE JODER!!!!

    A grito pelao

    :mrgreen:

  5. Aaaay… vecinos folladores… quién no los tiene ?

    Aunque chata, eso de que follan por las mañanas… a las 11, a las 13… eso ya no es por la mañana, bohemia de la vida.

    Mis vecinos folladores sí follan por la mañana, para mí que se ponen el despertador y todo. Normalmente me levanto a las 7. Pues ellos hacia las 6, como un reloj, ahí están (casi) cada día dándole a la matraca hasat cerca de las 7 (y eso que me sacan unos 20 años, qué energía!). Por suerte no gritan, aunque no les iría mal un pistón neumático para controlar el golpeteo del cabezal de la cama contra la pared.

    En fin, Merry Chrisis to you, to J. and to everyone!

    • Ay, Peletreku de mi vida, me alegra verte por aquí.
      Con el horario que yo tengo puedo considerar las 13 como “por la mañana”. Lo de tus vecinos sí que es de Juzgado de Guardia.
      A mí no me hables de pistones y cosas de esas que me enternezco…
      Besos.

      • Yo también me alegro de que escribas algo por aquí, que cuanto mejor te va la vida, menos nos cuentas, y eso no vale!

        En fin, viendo que te afecta ya dejo lo de los pistones para otro día, pero vamos, que si mis vecinos se instalaran uno en el cabezal de la cama, no tendría la sensación, al despertarme con el traqueteo, de estar acostado en la puta vía del tren.

        Un abrazo!

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s