Mi Ángel de la Guarda

Anoche, después del día de miedo, angustia y soledad, dormí tranquila.

Sobre las 12 de la noche se me fueron cerrando los ojos, me arropé, me dormí y sentí una extraña sensación de protección, una presencia cercana, una fuerza arrebatadora.

Sentí que había alguien a mi lado. No me refiero a un fantasma ni a un espíritu. Era más bien algo… poderoso, fuerte.

Me sentí arropada como cuando J. me abrazaba por la noche o cuando me decía por teléfono que no tuviera miedo, que no me iba a pasar nada.

El no lo sabe pero, algunas noches, siento que necesita que lo protejan. No preguntéis. Sólo lo siento. Me acuesto, apago la luz, cierro los ojos y lo veo tumbado en su cama, echo un ovillo, intentando que el monstruo no le ataque. En ese momento me pongo a su lado, lo abrazo, le acaricio el pelo y le doy un beso suave antes de susurrarle al oído “Buenas noches, J. Yo te protejo”. Entonces cierro los ojos y me duermo a su lado haciendo de escudo.

Ni siquiera yo sé por qué lo hago.

J. y yo siempre hemos sentido una atracción que va más allá de lo racional. No me refiero a atracción física, que también, sino a algo que se encuentra muy por encima de todo eso. Ya desde el principio, sin habernos visto, yo sabía, intuía, adivinaba cosas que sentía o que se le pasaban por la cabeza. Cuando nos vimos todo eso se acentuó hasta extremos increíbles, haciendo que cada día lo quisiese más, lo amase más. Creo que nunca había experimentado este tipo de amor hacia un hombre. Es como si nuestras almas tuvieran conexión a pesar de los sentimientos ordinarios y terrenales que puedan sentir nuestros cuerpos. Por eso, a pesar de todo, muy por encima de sentimientos primarios y mundanos, siempre ha permanecido una luz muy pura, una conexión permanente  aunque no estemos en contacto. Y por eso sigo protegiéndolo.

Se me han ido los dedos hacia otro camino. Yo lo que os quería decir es que ayer un  Angel de la Guarda me custodió, me veló y me protegió a mí.

Desperté tranquila, serena. No me sentí sola.

Gracias, Angelito mío. Gracias.

Vuelve pronto, seas quien seas.

Anuncios

12 comentarios en “Mi Ángel de la Guarda

  1. No creo que los ángeles de la guarda vengan para una única noche.

    ¿Puede que J haya sentido esa necesidad que tú sientes de vez en cuando de protegerlo? ¿Que sea él el que te ha protegido? No lo sé, pero según esa atracción irracional es posible.

    Sea o no sea J, espero que no sea para sólo una noche.

    • Anónimo:

      Qué bonitas tus palabras. Yo también creo que los Ángeles de la Guarda vuelven.
      No sé si J ha sentido o siente esa necesidad de protegerme, hace tiempo que no hablamos. Pero bueno, tal y como tú dices, si yo lo siento y tenemos esa atracción, es posible.
      ¿Sabes? Me alegra que haya alguien que no me tache de “tarada” por hablar de esa extraña atracción que tuvimos/tenemos/tendremos J y yo aunque no mantengamos el contacto. Una vez nos ocurrió algo muy extraño en una habitación de hotel, algo relacionado con los signos del zodiaco que nos dejó, al menos a mí, flipando. Yo no creo en que haya nada escrito pero las cosas que nos han ocurrido a él y a mí son como para pensárselo. Ya te digo, algo irracional, como si nuestras almas sí fueran de la mano aunque ya no estemos juntos. Como si sí estuviéramos juntos en realidad. Bueno, no sé. Es una sensación muy extraña.

      Perdona el tocho que te he soltado, no sé por qué lo he hecho.

      Anoche volví a sentir a mi Ángel, por cierto. Seguro que te escuchó.

      Un beso.

      • Me complace saber que tu Ángel volvió, y espero que así siga siendo. Me ha gustado el tocho, ha sido como un post dedicado.

        • Anónimo:

          No me digas que te ha gustado el tocho, que me vengo arriba y cada vez que te conteste será un nuevo tocho.

          Mi Ángel vuelve de vez en cuando. Se queda en silencio sentado en mi cama y duermo tranquila.

          No quiero que se vaya nunca.

          Unbeso.

          • Será todo un placer leer el nuevo tocho. Espero que tu Ángel vuelva y se quede todo el tiempo que tú desees.

            ¿Sería posible personificar a tu Ángel?

            • Hola de nuevo, Anónimo:

              Mi Ángel va volviendo de vez en cuando. No siempre está conmigo. Quizá tenga otras almas que cuidar, aunque me encantaría que sólo fuera la mía. Supongo que siempre me ha gustado sentirme especial y única para alguna persona. Desde que J. se fue, desde que ya no soy ni especial ni única para él siento ese anhelo, me falta sentir ese vínculo irrompible con alguien y, aunque aún a veces lo siento con él, la falta de comunicación hace que se vaya rompiendo poco a poco.
              Perdona, hoy me encuentro un poco triste.

              La verdad es que no he entendido muy bien tu pregunta sobre personificar a mi Ángel. Me gustaría mucho que me la explicaras.

              Un beso.

              • Disculpa, es que hay momentos en los que me pierdo. No recuerdo exáctamente a qué me refería con la personificación de tu Ángel. Supongo que pensaba que J y tu Ángel eran lo mismo, pero tras tu respuesta estoy algo perdido.

                Si se me permite la pregunta, ¿por qué dejaste de ser especial y única para él? y, ¿a qué se debe la falta de comunicación?

                • Querido Anónimo:

                  Estoy segura de que tú eres el Ángel de la Guarda de alguien, o que tú tienes un Ángel de la Guarda porque veo que te interesa mucho el tema 🙂

                  Verás, no puedo saber si mi Ángel es J porque, así como yo sí sé que cuido de él muchas noches, él nunca me ha dicho que haga algo parecido conmigo (es lógico que no me lo diga, si lo piensas, ya que no estamos juntos). Si tu pregunta es si yo siento que puede ser él. Sí, puede ser él.

                  Por qué dejé de ser especial y única para él… supongo que esto lo tendría que responder él. Supongo que dejé de ser especial y única para él antes de que me dejara. Estoy aprendiendo a aceptarlo, no se pueden forzar los sentimientos y, aunque una semana antes yo era lo mejor que le había pasado, todo cambió. No lo sé… es complicado de explicar y me enrollaría demasiado, cosa que dudo que quieras (aunque te gusten mis tochos, este sería un tochassso).

                  Le he estado dando vueltas a lo que me preguntas sobre la falta de comunicación y me resulta tan complicado de responder que al final no voy a poder responder nada… 😦

                  Un beso.

  2. Ella, no te conozco. Bueno, no te conocía hasta hace un par de días. Aterricé por casualidad, hostias!, en tu blog, me empapé en muchas de tus entradas y ahora te siento, conocida, un poco. Espero que te vayas sintiendo mucho mejor. De corazón. Que vayas recuperando fuerzas para mirar la vida de frente. Aguantando la mirada.
    Un bico, si me lo permites
    primoparadiso

    • Hola, Javi:

      Gracias por visitarme, leerme y comentarme. Sí, supongo que después de leer varias entradas, debes de sentir que ya me conoces un poquito.

      Poco a poco me voy sintiendo mejor,aunque el camino, me consta es largo y difícil.

      Un beso.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s