El ayoto de Hereu

Cuando comencé a trabajar en dir. general pude comprobar que uno de los requisitos imprescindibles para sobrevivir en un puesto como este era el de tener dotes adivinatorias.

Los altos cargos lo quieren todo cristalino y hecho. Pero se expresan como si fueras su sombra y leyeras sus pensamientos. Y más vale que tu actitud sea tal porque si no, vas lista.

Jamás se les debe molestar preguntando qué han querido decir. Primero has de volverte loca buscando, rebuscando emails, contactos, Google si hace falta, para terminar dándote cuenta de que el nombre de la persona con la que le tienes que pasar no te lo ha dado bien. Que en lugar de Josep era Manel y que como el apellido es González y hay chorrocientos en la empresa, no lo has encontrado por el apellido. No importa, sólo debes recurrir a LA PREGUNTA en momentos excepcionales y debe venir precedida por una entonación de mea culpa, porque las idiotas debemos ser nosotras, por supuesto. Por tanto, una de las normas imprescindibles es  trargarse la mala hostia y empezar con un “Disculpe, pero no he podido entender lo que me ha querido decir”. Pero esto no debe acabar aquí. Debes darle soluciones para que no se tenga que exprimir mucho el cerebro. Así que el “no he podido entender lo que me ha querido decir” deberá continuar con un “¿Se refiere a Pere Antúnez, Presidente de Candegramchum, o a Antonio Pérez, CEO de Milifrondios?” La mayoría de las veces, responderá con un “Sí” muy esclarecedor.

¡¡¡SÍ, QUÉ, COÑO!!!

Hay dos tipos de respuestas muy utilizadas por directores, presidentes y gentes de condición similar:
“Sí” y “Ok”.


Para muestra, un botón:

Mensaje : “Pídame un café”
Respuesta: “Desea el café solo, cortado, con leche, descafeinado…”
Respuesta: “Ok”.

Ok.

Ok.

El Ok va retumbando en tu cabeza y comienzas a hacer conjeturas. ¿Ok a lo primero? ¿Ha leído el mensaje en diagonal y ha pensado que la pantalla tiene una opción por la que capto el movimiento de su pupila cuando se para en la respuesta correcta? ¿Ok a lo último porque ha llegado hasta el final?

¡¡¡OK a qué, COÑO!!!!

Ese ok me hace pensar en lo fácil que sería este mundo si utilizásemos esta respuesta tan contundente, fácil y segura para cualquier pregunta trascendental. “Prefiere inyección letal o la horca?” “Ok” “¿Disparamos los misiles sobre Siria o mejor lo dejamos para otro día?” “ Ok” “¿Es usted alérgico al marisco? ¿Es usted alérgico al acidoacetilsalicílico? “Ok”.

Aún así, no sé ni como, consigo (conseguimos) sortear los obstáculos y dar con el deseo exacto del señor en cuestión (sí, suelen ser señores). Pero existen momentos de los que ni siquiera los años de experiencia pueden salvarnos de algún siniestro. Momentos de auténtica perplejidad, de interrogantes continuos, noches sin dormir pensando ¿qué me habrá querido decir, Dios, qué?

Y es en esta categoría donde entra el ayoto de Hereu.

El ignoto, insondable, infranqueable y misterioso ayoto de Hereu.

Hace unos días uno de mis jefes, el más parco en palabras, me envió el siguiente mensaje desde la BB:

“Llamar al ayoto de hereu, recuerdeme”

TOMA, TOMA Y TOMA.
OLE y OLE

Tras un “Ya empezamos” mental, me puse manos a la obra. Ayoto de Hereu. Bien, Jordi Hereu, antiguo alcalde de BCN. Qué raro que quiera hablar con Hereu. Bueno, en realidad quiere hablar con el ayoto de Hereu. El ayoto. Vamos a ver… Qué será. Ayoto se parece a… a nada.

Llega el chófer y le digo: “Tú que llevas 10 años con él, qué crees que quiere decir con el ayoto de Hereu?”

·Ayoto de Hereu?  Pues… hostia, ni idea”

Le pregunto a otra  chica: “¿Qué puede ser”? Y me contesta: “El ayuntamiento de Hereu!! Hereu es el alcalde de Barcelona, no?”

Hostia, Paca, NO. Es Xavier Trias desde hace un tiempecillo.

De todos modos, se me ocurrió pensar que quizá Hereu esté metido en algún ayuntamiento perdido de la mano de Dios por la Catalunya profunda. Pero no. Nada.

Y que llevo desde ayer intentando averiguar qué es el ayoto de Hereu. Y que cuando le tenga que recordar la llamada, como esto siga así, le diré, tal cual: “Le recuerdo que tiene que llamar al ayoto de Hereu, gracias”.

Y se acabó.

Anuncios

15 comentarios en “El ayoto de Hereu

  1. El lenguaje es fundamental para establecer y mantener las distancias.Si es que en el fondo son tan monos ellos con sus jueguecitos y sus suelditos…

    Al fin y al cabo están donde están por decir Ok a (casi) todo.

  2. Bueno, Hereu ha dejado el Ayto el 30 de Marzo, no hace tanto, y en machos alfa “la france est moi”, osea que en su cerebrín barcelona y hereu seran la misma cosa, como su empresa y él son la misma cosa, y lo demás decoración. Apuesto por “recuerdeme llamar al ayuntamiento de Barcelona”…pero podría ser “llamar al despacho de Hereu” para darle el pesame. Lo malo es si le ofreces las dos alternativas y te dice ok. Suerte.

    • Hola, Jose:
      Muchas gracias por tu comentario.
      Me temo que estás en un error. Xavier Trias es alcalde de BCN desde el 1 de Julio de 2011. Te he enlazado la fecha anterior a la biografía de Trias, en la página web del Ajuntament. Vamos, que no quería contradecirte porque sí, sino que lo comprobaras por ti mismo.

      Por otro lado, sí que tienes toda la razón en el concepto de “La France est moi” y si se hubiera dado el caso de que Hereu hubiera dejado la alcaldía el 30 de marzo, te habría dicho que sí, que probablemente se refiriese a su ayuntamiento.

      Un abrazo.

      • Me he explicado mal. Renunció a su acta de concejal, y abandonó la politica muncipal “para dedicarse al mundo de la empresa” (¡tilín, $$$!) el 30 de Marzo. Pero tienes razón, es difícil que tu jefe siga identificando Hereu con Barcelona después de tanto tiempo sin ser alcalde. ¿Quizás el despacho de Hereu?

          • Pues me rindo. A lo mejor se ha dado un golpe en la cabeza y quería decir que le rascaras la espalda…He visto en google que hay un jugador de futbol que se llama Ayoto Hasebe y una tia que ama a Jesus y se llama Ayoto Juliet. ¿TEndrá tu jefe una doble vida?

            • yastá!! eres testigo de un menage a trois entre tu jefe, Hereu y la tia que ama a Jesus…¿o el futbolista? Guíñale un ojo cuando le recuerdes llamar a Ayoto de parte de Hereu…a ver como reacsiona

  3. Jeje, me resulta familiar ese modelo de jefe que apenas habla con el subordinado y cree que este puede leerle los pensamientos. Y luego muchos de ellos se toman fatal que les vuelvas a preguntar, te toman por idiota, como tú dices parece que buscan subalternos que les lean el cerebro y no pregunten, sólo para hablar con ellos para echarles la bronca. Yo me inclino también por la posibilidad de que se refiriese al ayuntamiento de la ciudad

  4. Releyendo el tema, era para contestar un – Mandeee!?!?

    Rollo Gracita Morales. Si el jefe tiene una edad y el perfil que me imagino, seguro que hasta le pone…

  5. Pues está clarísimo. Ayoto: Contracción de “ayudanto” para diferenciarlo de “ayudante” y no confundir con “ayudanta”. Cervantes ya lo dejó claro en sus “Entremesos”

    Hereu: en catalán “Heredero”, vamos, el que se lleva toda la pasta y las propiedades por ser el primogénito, normalmente es el que se tiene que subyugar al padre mientras éste viva para poder un día quedarse con todo a su muerte. También se suele expresar como “por el interés te quiero Andrés”.

    Llamar: no estoy muy seguro; si pensó en una llama mientras lo decía la frase pasa de “telefonear” a “prenderle fuego”.

    Variante 1: Telefonear al ayudante (masculino) del pelota de mi hijo.

    Variante 2: Prenderle fuego al ayudante (masculino) del pelota de mi hijo.

    En caso de no tener hijos varones o que éste no disponga de ayudante (masculino) dejaremos este comentario en suspenso.

    Al final, tantos años trabajando en el departamento de logopedia canina me han forjado un criterio (y una modestia) a prueba de fuego.

    Quedo a sus pies

    Atentamente

    • Bandini:

      Pero vamos a ver… de dónde sacas tanta inventiva? Y yo que te hacía un poco sosito…. Pues me he reído, eh? Y bastante!!

      Tendrás que esperar a que publique el nuevo post para saber qué significa.

      Cha Chan!!!

      Besos.

  6. De todos modos, y suponiendo que el mensaje fuera sólo y exclusivamente ése, lo que más llama la atención del asunto es que el personaje no concretara temporalmente la cita. En tal caso, la petición nos llevaría al súmmum de la exigencia y refinamiento comunicativos. Vamos, sería la rehostia que encima de descifrar el sujeto destinatario de la efemérides, pudieras, sin ninguna clase de sutil indicio, determinar la fecha y la hora en que la llamada debería ser recordada.

    Por otra parte, no digo yo que no sea agradable que una diligente secretaria le recuerde a uno las llamadas importantes que tiene que hacer. Puedo entender también que en casos de gran importancia, se quiera asegurar que la cita vaya a ser advertida. Aún con eso, no se me va de la cabeza el hecho de que alguien tenga una BB y no se digne a usar su agenda.

    Yo le diria a tu jefe que dadas su jerarquía biz, el nivelazo del personal a su servicio y el uso que da a los cacharritos telecom, lo que más rompe hoy en día es ir por el mundo con un Nokia 3310.

    Puestos a chulos y cachondos, pongámonos seriamente.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s