Andrés

Homnia

 

Andrés se levanta y a veces tuitea, a veces descubre alguna cuenta nueva. Un día se fija en una chica dura, una chica rara, que lleva pistola.

Andrés le da al follow y empieza a leerla. Dice que le gusta, que provoca cosas. Ella se da cuenta y comienza a mirar. Mira si él, es él u otra cuenta de esas que hay tantas, que no son auténticas. Y mira y remira y parece que es él, que sí, que es aquel al que ella veía cuando era pequeña. Andrés. El periodista.

Andrés dice cosas, no es como nosotros, él da la cara y pone su nombre. Tiene cojones, no como nosotros, cobardes, falsos, demagogos tuiteros, tuiteando desde casa, poniendo a caldo al mundo por completo. El dice, yo, yo soy Andrés. Y yo, digo.

Y un día ella dice. Y un día Andrés dice. Y empiezan a hablar de libros olvidados en ese rincón de mensajes directos, rincón donde tuiter se hace pequeño. Y se les quedó chiquito y fueron al mail y allí él le habló de Las Soledades de Carancanfunfa . Y se lo envió .

Ella se sintió una privilegiada, Carancanfunfa se fue, fue descatalogado. Y fue tanta la belleza de esas páginas que en la nº 7 le cegaban las lágrimas. Y maldijo al inútil que había decidido descatalogar la belleza y al mismo tiempo lo bendijo porque lo tenía sólo para sus ojos.

Pensó que no era justo que ella supiera mucho más de Andrés que Andrés de ella. Porque Andrés es público.

Pero Andrés no pide. Y por no pedir, ella dio, le envió una foto, le dijo “Aquí estoy” mientras sonreía. Y Andrés respondió a esa foto-sonrisa con unos versos del gran Benedetti. Y ella, que es muy ñoña, volvió a sonreir, esta vez conmovida.

“¡El chat no nos llena!” clamaron al cielo “¡Nunca coincidimos!”

Y el chat muy pronto se convirtió en Whatsapp.

Sé que Andrés la observa. Le envía mensajes, no quiere que sufra. La abraza de lejos durante la noche. Y de día, al alba y también más tarde, Andrés la está abrazando mientras ella despierta.

A veces ella, muy sola en la noche, abre los ojos y mira su móvil.  Andrés le ha escrito mientras ella dormía.

Andrés, ven aquí, no te escapes, no seas tímido.

Que sepas que desde hoy, te nombro mi Angelito.

Anuncios

2 comentarios en “Andrés

  1. Pues siendo conocido y periodista se me ocurre un Andrés que no sé si será el que te ha escrito (prefiero no espoilear por si me equivoco, jeje). No sé que pondrás en Twitter, pero si es la mitad de interesante que aquí, entinedo que le haya llamado la atención

    • garcigomez: sí, no es difícil saber quién es. En Twitter no utilizo el estilo que sigo aquí. Es algo mucho más de vomitona, de protesta, de exageración, de gilipollex, de provocación. Ni siquiera sé qué le llamó la atención…

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s