A mano

Me gusta volver a escribir sobre el papel. Hace poco recuperé esta costumbre y el gusto que me genera. Ocurrió en el aeropuerto de Sevilla durante un momento de necesidad de escribir algo, así que me compré un bloc pequeño y escribí una entrada del blog.

Cuando escribo en papel recupero, en cierto modo, la conexión entre yo misma y lo que quiero plasmar.

Si escribo con rotulador puedo sentir el sonido de los trazos dibujándose contra el papel, para el papel, por el papel. Es una especie de música que va transcurriendo según la longitud de cada palabra y la forma de cada letra. Cuando dejo ese espacio entre palabra y palabra se produce un pequeño sonido, tan diferente a la barra espaciadora. Es como una caricia, apenas perceptible, que casi se me escapa si no presto atención. Pero ahí está, entre palabra y palabra.

Escribir a mano. Hubo un tiempo en que me resultaba extremadamente incómodo de tanto que me acostumbré a utilizar los diez dedos y a escuchar el picoteo de las teclas.

Y de pronto voy, un día y, por circunstancias, lo vuelvo a hacer y me vuelve a gustar.

Es como recordar sabores perdidos en el paladar, recuerdo de otras vidas vividas dentro de la misma. Y es que yo no dejo de nacer y morir, siempre nacer y morir.

Ya llevo unas cuantas vidas.

Ya llevo unos cuantos rotuladores.

Anuncios

Un comentario en “A mano

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s