M.

Mientras escribo esto, M. tiene su cabeza en mi pecho. Se ha despertado cuando cogía el móvil para escribir. Entre sueños, me pregunta qué escribo y yo le digo que es sobre este momento, que es para mi blog, uno que él no conoce y no va a conocer.

Y se vuelve a dormir, ahora con su respiración en mi oído, suave, pausada.

Medio desnudos en su cama, con sus rizos cortos, rubios, sobre mí, descanso, despierta, en un océano de calma.

La felicidad es esto.

Anuncios

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s