Confusa

Me siento perdida y no sé hacia dónde tirar.

Hace unos meses conocí a alguien, congeniamos, comenzamos algo. Yo quería ir despacio. Él se enamoró. Yo me agobié. Dejé la relación.

Mi intención era cortar todo contacto.
En estos casos, es la única manera de salir adelante de un modo limpio, soltando amarras, dejando que ambos rehagan sus vidas. Sobre todo, si uno (o los dos) son dependientes.

Me pidió que no lo hiciera, que siguiéramos siendo amigos, que había aprendido mucho a mi lado, que era valiosa para él. Accedí.

Pero mi error al continuar en contacto con él tuvo su precio.

Hace días que lo veo zorrear, especialmente este último fin de semana.

Para mi desgracia, me afectó muchísimo, un montón, quería partirle la cara. Para más inri, sabía que no tenía ningún derecho de sentirme así, por lo que me echaba broncas a mí misma. Pero no lo podía evitar.

Él nunca ha dejado de luchar por mí. Me ha dejado mi espacio y ahora está haciendo su vida.

Pero recalca que la llave la tengo yo. Y me repite que tengo un miedo de pelotas de enamorarme.

Tengo un lío de la hostia: si vuelvo con él quizá esté dando un paso atrás, dando lugar a la dependencia y a que hable mi ego (porque los celos no son más que ego herido). O quizá tiene razón y estoy cagada.

Si no vuelvo con él, se acabó para siempre, fuera Twitter, Facebook, Whatsapp, bloqueo de llamadas.

Las páginas no las paso. Las rompo.

Anuncios

5 comentarios en “Confusa

  1. Entiendo que cortas la relación porque crees, imaginas, intuyes cosas que en realidad no han pasado todavía y que de ocurrir piensas que te harán daño. Muchas veces nos ponemos en lo peor antes de que pase nada en realidad. Y no tiene porque ser así, ¿no?. No debería. Es mejor vivir el momento y disfrutar de lo que tenemos, vivir en el ahora, vivir en la realidad, no calentarse la cabeza pensando en un futuro imaginario con situaciones que nos duelen profundamente pero que nunca han pasado y no sabemos si pasarán. La imaginación es muy mala para estas cosas. Nos martirizamos demasiado. Cualquier situación puede salir mal, pero también puede salir bien, y si por el momento todo va bien y uno disfruta… Dejar de hacer algo que te sienta bien, como es estar con alguien, por lo que pueda pasar en un futuro puede que tenga una lógica, pero tal vez no sea lo mejor, tal vez estemos renunciando a algo maravilloso. A veces la realidad supera a la ficción (la ficción de nuestra mente). Y tal vez lo haga para bien, en vez de lo contrario.

    Dicho esto, para ser feliz, hay que hacer lo que a uno le venga en gana. Copón!

    Dicho esto también, que alegrida de leerte.

    Toma chapa. Y un saludo.

    • Quico, querido:

      Alegría leerte a ti también.

      Mi problema con él es básicamente que no siento ese gusanillo, esa vuelta que te da el estómago, ese vuelco al corazón cuando te miran. Me falta esa chispa. Y me jode mucho. Muchísimo.

      • Ay pues, eso es importante, sí. Uno puede tener paciencia por ver en que momento salta la chispa, pero no eternamente. Porque eso de que el roce hace el cariño no siempre funciona.

        Un saludo!

  2. Ohhhhhh! Eso mismo me pasó con una chica, aunque en este caso yo era el chico que se enamoró y ella la que me dejó por que según ella yo era demasiado “Intenso”, la verdad es que aún la extraño y no dejo de pensar en ella, honestamente las salidas con ella fueron las mejores citas que he tenido en años 🙂

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s