Tres meses después

Al hilo de mi última entrada, Confusa: me lancé a la piscina.

Le dije que sí, que comenzáramos, con muchas dudas por mi parte y sin sentir ese gusanillo del que hablaba.

No involucré demasiados sentimientos, no tenía la necesidad de hacerlo. No pasaba nada si no sabía nada de él en todo el día. Nos veíamos los fines de semana y todo empezó a ir mejor, aunque sin chispas. De hecho, cuando él me iba a recibir a la estación, no sentía eso que se debe sentir. Incluso había cosas que me molestaban de él, que no me gustaban, y aún así decidí seguir adelante.

Conocí a su hija, conocí a sus padres, me encariñé de su perra, conocí a sus amigos. Él continuaba afirmando que estaba enamorado de mí. Me decía “te quiero” sin obtener respuesta. Me miraba, en silencio, y después me decía “Qué bonita eres”.

Yo no tenía miedo a que viera cómo soy, con mis bajones: él decía que me quería tal y como era, especialísima, con mis momentos de genialidad y los de bajón, con mi sensibilidad a flor de piel o mis respuestas tajantes.

Y, sin embargo, días atrás lo noté extraño. Ayer estuvimos hablando. Me confesó que no quería decirme nada hasta no saber qué le ocurría, pero yo me di cuenta. Me dijo que, el domingo, después de llevarme a la estación, tras una discusión que tuvimos (una tontería en la que yo me comporté como una puta niña), se dio cuenta de que no sentía lo mismo. La verdad, me quedé de piedra porque precisamente las cosas habían comenzado a ir mucho mejor entre él y yo. No me dejó, simplemente me dijo lo que sentía. Que no sabe si está un poco agobiado por circunstancias de su entorno y que no vienen al caso o qué le pasa. Que está un poco desilusionado, quemado.

Estoy muy jodida porque insistió, me pidió que confiara en él, que podía apoyarme en él en mis bajones, que podría ayudarme a ser más feliz. Insistió, insistió e insistió. No escuché mi intuición, la que me decía que no me embarcase en algo en lo que no creía al 100%.

En cierto modo, lo comprendo. Soy una persona difícil. Y más si no estoy enamorada, porque no doy todo lo que debería dar. Y, aún así, me dejé llevar bastante.

Hoy no he sabido nada de él, ni yo me he puesto en contacto.

He pasado un día de mierda, apenas he comido. Estoy agotada.

Anuncios

7 comentarios en “Tres meses después

  1. Leí tu anterior “entrada” en el momento en el que lo escribiste pero evité comentar, ya que parece que todos tendemos a dar consejos que normalmente no suelen ser buenos, sobretodo sí la persona que los recibe no suele ser “receptiva” a consejos de terceras personas, pero esta vez me tiraré a la piscina, en vista de que todo esto te ha hecho algo de mella.
    “Querer” por dos, rellenar los huecos que quedan cuando dos personas no van a la misma “velocidad”, no debe ser trabajo fácil y sí yo fuera él y leyera lo de conocí a su familia, conocí a sus amigos, me “encariñé” con su perro.. me reafirmaría aún más en que después de 3 meses, igual no se ha “avanzado” en la misma línea.

    Dices que las cosas habían ido a mejor entre los dos últimamente, pero supongo que todo el mundo tiene cierto límite. No creo que te haya fallado ni engañado, seguro que estaba decidido a intentarlo y le podía más “el querer” que cualquier advertencia o cartel luminoso de “cuidado” que tu le hubieras podido mostrar.

    No sé hasta qué punto su entorno etc, le puede afectar pero tu chico ha llegado a su línea de intersección. Yo creo que depende de ti, si 3 meses han sido suficientes para que algo cambie en tí con respecto a el, lo intentaría, no me escudaría en mi carácter difícil y en mi “desenamoramiento” o como se escriba.

    El insistió, insistió e insistió y tu te embarcaste. Ninguno se equivocó, de eso estoy seguro.

    • Hola, raem81:

      Yo quiero intentarlo, pero si alguien no siente lo mismo, creo que lo peor es insistirle. No sé por dónde tirar. Si él no siente lo mismo, ¿cómo voy a hacer yo que sienta algo diferente?

      Qué mal me ha dado.

      • Yo creo que es consecuencia de tu actitud, de tu falta de “chispa” en todo este tiempo. ¿Qué puedes hacer?… Bueno, ser sincera contigo misma. Yo creo que vuelves a cargar la responsabilidad en él (si ya no siente, ¿que puedo hacer yo?) y es algo de ambos.

        Yo creo que es una buena ocasión para sentarse y poner en orden vuestras ideas y sentimientos; ser muy consecuentes con lo que realmente estáis viviendo. Sí quieres estar con él, ya no valen medias tintas y tu chico tiene que identificar sí ya no ha está enamorado o sí lo que estuvo es obcecado en ti.

        A veces y sólo a veces, los problemas de este tipo son una nueva oportunidad .

        • raem81:

          Que yo quiero estar con él, ya lo sabe. Pero, por experiencia, cuando yo he tenido dudas, si la otra persona me viene con sentarse, hablar, ver qué hacer, etc, me lo ha puesto peor. Porque cuando es cuestión de sentimientos, o se siente o no se siente, da igual lo que se hable.

          Hemos estado hablando brevemente por whatsapp con la ocasión de la operación de un familiar suyo. Después le he comentado que si no le he escrito antes no era porque estuviera pasando de él y me ha contestado que me entiende y que él está reflexionando, que hay más parte de él que me quiere pero que le han asaltado dudas que debe aclarar.

          En fin, quizá lo que tú dices, que estoy de nuevo responsabilizándolo. Yo creo que no, no puedo obligarlo a sentir más…

          Te agradezco muchísimo todo lo que comentas.

Talk to me, baby

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s